Cursos Relacionados

Condiciones de estudio

Maximiza tu tiempo de estudio con las condiciones adecuadas

Condiciones de estudio
En el momento de ponerte a estudiar, debes sentirte físicamente y anímicamente bien,  debes tener un lugar adecuado para estudiar y también una buena organización.
En el número anterior te hablamos de los estilos de aprendizaje. Conocer los diferentes estilos y saber cuál utilizas te servirá para determinar las técnicas de estudio y las estrategias de aprendizaje que mejor se ajustan a tus necesidades. Además de todo lo que te explicamos, las condiciones de estudio son otro aspecto importante. Tu lugar de trabajo y tu organización serán aspectos clave para conseguir una buena concentración.
 

Condiciones de estudio

Debes analizar 4 aspectos; te proponemos las preguntas siguientes, que te ayudarán a saber si tus condiciones de estudio son adecuadas.


1. Estado físico
 
  • ¿Cuántas horas duermes?
     
  • ¿Duermes bien?
     
  • ¿Desayunas correctamente?
     
  • ¿Haces ejercicio?

La buena alimentación y el ejercicio físico no sólo son buenos porque estilizan el cuerpo, sino para la salud y la mente.

Procura dormir 8 horas como mínimo y evita las bebidas excitantes o pasar muchas horas mirando la televisión, delante del ordenador o jugando a la play, porque produce desgaste de concentración.


2. Actitud hacia el estudio
 
  • ¿Sabes por qué estudias?
  • ¿Eres de los que piensan que todo lo que se aprende es útil?
  • ¿O crees que sólo se necesita saber lo práctico?
  • ¿Sabes a qué quieres dedicarte?

La motivación es esencial para todo y también para el estudio; si no tienes ganas, te costará ponerte a estudiar y, por lo tanto, aprender.

No todo el mundo tiene el mismo interés por los estudios, a unos les gusta más que a otros, pero muchas veces es porque el estudio se ve como una carga y no como una manera de adquirir conocimientos que en un futuro te servirán. Si no tienes ganas de estudiar, debes hacer un esfuerzo y sacar fuerzas de donde sea, porque la motivación depende de ti y, además, ahora, tu trabajo es estudiar y tienes que esforzarte. Si lo que te pasa es que hay asignaturas que te resultan difíciles, dedica más tiempo a estudiar.

Saber qué quieres hacer en un futuro te ayudará, porque tener una meta sirve para conseguir los propósitos marcados. No hace falta que tengas muy claro qué quieres hacer, pero sí que tengas una idea, que sepas lo que te gusta. Por eso, piensa e intenta planificar qué quieres estudiar y hasta dónde quieres llegar. Pregúntate cómo eres y qué te gusta y evalúa el entorno académico y profesional para saber qué necesitas para conseguir llegar hasta donde quieres. Piensa que todo lo que se aprende es útil, aunque creas que no es así.

 
+ condiciones de estudio

3. Lugar de estudio

  • ¿Dónde estudias?
  • ¿Tienes un lugar especial para estudiar?
  • ¿Siempre estudias en el mismo sitio?
  • ¿Qué luz utilizas?
  • ¿Cómo son la mesa y la silla?
  • ¿Tienes todo el material que utilizarás al alcance?

Tener un lugar donde estudiar es muy importante. Además de los muebles necesarios, como la mesa y la silla, debes tener en cuenta otros aspectos, como la luz, la temperatura, el ruido, los materiales y la postura física.

Para estudiar, debes hacerlo siempre en el mismo sitio y que sea un espacio donde te sientas cómodo, con una mesa amplia, una silla regulable tanto de altura como de respaldo, estanterías al alcance con libros de consulta, cajón con el material necesario, una luz general y otra directa, sin ruidos que te desconcentren.
No todo el mundo tiene la suerte de tener un espacio adecuado donde poder estudiar en su casa, por eso existen las aulas de estudio, que en épocas de exámenes permanecen abiertas incluso por la noche.

4. El tiempo

  • ¿Estudias cada día un poco?
  • ¿Cuánto tiempo dedicas a estudiar?
  • ¿Y a cada actividad?
  • ¿Planificas tu trabajo?
  • Antes de comenzar a estudiar, ¿miras el índice del libro, haces esquemas?

Organizar tu tiempo puede parecerte una misión imposible, pero no es así. Debes tener en cuenta que una buena planificación te permitirá, además de obtener unos buenos resultados, tener tiempo para salir con los amigos sin preocupaciones.

Pero para una buena organización de tu tiempo debes ser realista y saber el tiempo real que dedicas a estudiar.

El tiempo real es el resultado de la resta entre el tiempo libre que tienes para estudiar y el que de verdad pasas estudiando.

Para elaborar tu plan de trabajo, debes hacer lo siguiente:

  • Empezar por las materias que se te dan mejor.
  • Organizar el tiempo a partir de las actividades fijas, como la hora de cenar.
  • Para asignar el tiempo a las diferentes actividades, debes tener en cuenta la dificultad que te supone cada una.